fbpx

Shazam: Un superhéroe con mucha magia

Shazam: Un superhéroe con mucha magia

¡Shazam¡ llegó a la pantalla grande el pasado 5 de abril con enorme triunfo en taquilla y opiniones positivas, en general, entre el público y la crítica.

Esto supone un respiro para DC comics, cuyas adaptaciones se han visto prácticamente vapuleadas ante la estructura perfecta con que se concibió la aparición del universo extendido de Marvel en el cine.

Confieso que con la marea interminable de estrenos, ver otro título de superhéroes en cartelera ya no me despierta una emoción especial. Sin embargo, ¡Shazam! me ha dejado un muy buen sabor de boca- casi tanto como La Mujer Maravilla-.

Durante sus más de 120 minutos de duración, la historia de Billy Batson y sus recién adquiridos poderes provocan emociones que van desde el llanto a la risa. Mucha risa, porque el héroe  no se toma las cosas tan en serio. Oculta entre las bromas y el humor hay mucha intención en este filme.

Billy Batson es un adolescente de 14 años que ha escapado de más de una docena de hogares sustitutos. Parece ser únicamente un muchacho rebelde y hostil, pero pronto se convertirá en el elegido para albergar la fuerza de Shazam.

Hay bastante carisma en el protagonista, que conecta inmediatamente con el público. Lo mejor de su personalidad radica en su “imperfección”. No es el muchacho modelo y obediente, por el contrario, es en muchos momentos inmaduro y egoísta. Lo extraordinario viene de la bondad que prevalece en su interior a pesar de lo trágico de su orfandad. Todo lo contrario al  Dr. Sivana, el amargado villano de esta ocasión.

La cinta luce actual. El vestuario, los móviles y los mensajes de texto aparecen tan comunes como en la vida diaria y eso ayuda mucho a que los espectadores, sobre todo los más jóvenes,  se identifiquen con esta trama, que hace hincapié en la importancia de la familia –consanguínea o de amigos- y la responsabilidad que implica tener un superpoder.

Después de pasar décadas rezagado, debido a infinidad de dilemas legales por los derechos de propiedad, el Capitán Marvel – nombre original de Shazam, que en su momento llegó a superar a Superman en popularidad-, merecía un buen regresó. Creo que sus creadores, Bill Parker y Clarence Charles Beck, de la desaparecida Fawcett Comics, estarían satisfechos con el resultado y las posibilidades que abre esta película.

Los guionistas recuperan  la magia del Capitán de hace 80 años y también algo primordial en la escritura de los cómics: crear ídolos fantásticos para contar historias divertidas a los más pequeños.  La industria evolucionó tanto que terminó por conquistar también a los adultos, y en esta entrega ambos públicos resultan complacidos.  

A pesar de su cuerpo corpulento y sus habilidades sobrehumanas, Shazam es en el fondo un niño que tiene tiempo para sonreír, tener miedo y equivocarse, sin perecer en el intento. No en vano, es el auténtico Capitán Maravilla, y muchos, chicos y grandes, quisiéramos ser tan cool como él.

¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English Version