fbpx

Redes sociales: El marketing de nuestra vida privada

Redes sociales: El marketing de nuestra vida privada

Parece que nuestra vida personal es un producto que necesita venderse, el público objetivo son nuestros familiares, amigos y algunos desconocidos de intereses diversos. Para comenzar con la venta de nuestro producto es importante abrir una cuenta y elegir un nombre, puede ser un nombre real, de un artista famoso, como te llaman de cariño tus padres y si eres de los míos, te inventaras el nombre de un héroe extraterrestre, algo que comience con Súper.

Muchos nuevos usuarios llenamos toda la información que se nos pide, como si se tratará de nuestra biografía, aquella que comprarán miles. Imposible saltarse el nombre de la escuela en que estudiaste y el año en que pasó, para que no te confundan con otra generación, también hay que tomarse un tiempo agregando tus películas favoritas, los libros que has leído, los sitios que has visitado y si tienes pareja o eres soltero por si acaso tu alma gemela abre accidentalmente tu cuenta, conozco uno que otro que cree ver su alma gemela en las cuentas de todas las chicas guapas, a todas por su puesto hay que mandarle un «hola», tal vez una de varias piense lo mismo de ellos.

Una vez que la cuenta está afuera, debemos construir nuestra cartera de clientes, lo más divertido es la búsqueda de los clientes antiguos, aquellos que solían comprar tu producto cuando todavía ni había redes sociales, o eras demasiado joven para abrir una cuenta de Twitter por ti mismo. En todo caso mamá la crea por ti, como si fueras consciente de que la sociedad existe. 

Finalmente viene la pasa del pancake, los videos, fotos y memes que irán formando los recuerdos que fluyen libres en la red. Una foto del desayuno con un título como “desayuno de campeones” o “así iniciamos el día las princesas”. Es muy original y adecuado para comenzar el día, una del atardecer para demostrar que no somos rutinarios y como muy pocos podemos admirar las maravillas de la naturaleza, otra frente al espejo por favor, una foto en movimiento, un video del concierto y la importante selfie con frases motivacionales.

Que bonitas son las redes sociales “nos acercan a nuestros seres queridos”, aquellos que por pereza no nos esforzamos por ir a ver en persona. Nadie se atrevería a pensar que las redes sociales no son inocentes, ni que nos exponen a cualquiera que nos quiera dañar o a las empresas que de hecho si venden productos de los cuales nosotros somos los consumidores…oh! espera, voy a dar click a este anuncio de viajes que acaba de aparecer en mi cuenta.

¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English Version