fbpx

Nuestros ojos, un tesoro que hay que cuidar

Nuestros ojos, un tesoro que hay que cuidar

Cuando iba en la primaria eran muy pocos los compañeros que usaban lentes, no faltaban los compañeritos que les hacían burla o referencia a su aspecto con palabras como “cuatro ojos”, “ñoño”, “nerd”, “ojos fondo de botella”, tuvimos la suerte que las profesoras eran estrictas y no permitían ni toleraban las burlas y ofensas a los compañeros por esta situación.

Conforme pasan los años, veo que cada vez más personas nos unimos al enorme grupo de usuarios de lentes (me incluyo en la lista) ya que padecemos lo que se llaman defectos de refracción, mejor conocidos como miopía, astigmatismo e hipermetropía.

Con el avance del uso de la tecnología, como las tablets, celulares, laptops y demás aparatos, nuestros ojos están mas expuestos al desgaste por la radiación que emiten las pantallas de estos.

Como paciente, les contaré de forma general sobre cada una de los padecimientos antes mencionados y en una segunda entrega sobre los consejos generales para cuidar nuestra salud visual, pero con este artículo no se pretende sustituir ni pretendo emitir una recomendación que pudiera emitir un oftalmólogo.

Empecemos, la retina es una estructura anatómica del ojo, la cual es responsable del reflejo de las imágenes y que éstas sean procesadas por el nervio óptico, se traduzcan en nuestro cerebro y distingamos todo lo que vemos. Cuando la retina no realiza sus funciones de forma normal, se considera un defecto de refracción. Uno de estos defectos es la miopía y se caracteriza porque las imágenes procesadas en nuestro cerebro se ven borrosas, debido a una curvatura excesiva en el cristalino.

En el astigmatismo, hay una curvatura irregular en la cornea del paciente, lo cual hace que las imágenes se vean deformes o distorsionadas o los contornos se vean de forma irregular.

En el caso de la hipermetropía, la visión del paciente presenta errores en el enfoque visual, esto quiere decir que la visión puede ser borrosa o incomoda de cerca o de lejos y a esto los especialistas, lo llaman una falta de agudeza visual.

Tanto la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía, no se pueden curar pero se pueden corregir y tienen solución, si se atienden a tiempo y se siguen al pie de la letra las recomendaciones del oftalmólogo, estos defectos de refracción pueden corregirse con lentes (armazón o de contacto) o bien con alguna cirugía. En el caso de las cirugías, el medico determinara si el paciente es candidato al procedimiento y como lo llevaran a cabo.

Lo importante es no caer en la desidia y con ello mejorar la calidad de vida del paciente con el uso de lentes, porque sin el sentido de la vista al 100% nos perdemos de cosas maravillosas de la vida y en nuestras manos, esta conservarla y sobre todo si sabemos de alguien que requiera un tratamiento, animarlo a que lo tome y tenga una mejor calidad de vida.

¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English Version