La fuerza espiritual y sanadora de la mujer salvará al mundo

La fuerza espiritual y sanadora de la mujer salvará al mundo

Se ha hablado y escrito muchísimo sobre el “eterno femenino” que viene siendo un arquetipo sobre la mujer y su esencia pura llena de virtudes que le llevan a la responsabilidad de ser quienes encaminen a los hombres por un sendero moral y espiritual.

Sin embargo, dicho arquetipo choca de frente con el actual concepto del feminismo que como todos sabemos es una lucha social iniciada por las mujeres desde la época de la antigua Grecia y que en tiempos recientes se ha exacerbado gracias a los medios de comunicación y las redes sociales que permiten mayor difusión y participación.

Pero dejando a un lado el feminismo y la lucha por la igualdad de genero y los Derechos de la Mujer, sin quitar un punto de la relevancia de los mismos, este escrito tiene la finalidad de enfocarse a una dirección distinta en cuanto al empoderamiento de la mujer, no hacia el exterior, sino hacia el interior de sí misma.

En ese esquema es de vital importancia la exploración de la mujer de su yo interior, de las fuerzas atávicas que le hacen poderosa, del encuentro de su energía creadora, de la magia de su naturaleza misma.

Proyección espiritual

La proyección espiritual de la mujer surge de una serie de características que son altamente desarrolladas en ellas, la compasión, la misericordia, el amor incondicional, la entrega intuitiva hacia todo aquello que represente el respeto a los valores del individuo y su habilidad única para saber administrar desde lo material hasta lo inmaterial.

La mujer es un ser mágico, es la Madre Naturaleza, la Madre Tierra, la Madre Creadora y gestora del género humano. En el mundo moderno ha sido causa fundamental de la transformación social que ha traído cambios radicales en cuanto a los estereotipos predeterminados.

Foto: Chris Burnett, Heart of the Horse Coaching, LLC

Ya no se trata de la contraposición femenina con la masculina, sino de identificar en sí misma el nuevo rol que su intuición le señala para ser parte de la creación de una nueva era para la humanidad.

De acuerdo a una aseveración de la ex-Presidenta de Chile, Michele Bachelet: “Cuando las mujeres formamos parte de los mecanismos de negociación y resolución de conflictos y en las operaciones de paz, estas instancias son mas legitimas y exitosas” Declaración que da un señalamiento claro de la importancia de la unión entre mujeres para ejercer su fortaleza espiritual en acciones que se transforman en un bien común.

Intuición femenina

Es imperativo que la mujer se libere de etiquetas que la limitan, precisamente por esas etiquetas se ha quedado escondida en su yo interior una de las armas mas importantes que tiene para sanarse a sí misma y sanar al mundo que la rodea: su intuición.

La intuición femenina es una guía incuestionable en su propia vida y al final de cuentas en la vida de los demás, su desempeño familiar convierte a la mujer en el campo fértil para la creación de una nueva sociedad en la que en base al apoyo, comprensión, amor y disposición incondicional sea generadora del inminente y necesario cambio dentro de nuestra sociedad.

Cuando la mujer descubra en sí misma el poderío que su innato amor a todo lo que le rodea, la familia, las amistades, la naturaleza, la Divinidad y los transmute hacia el cosmos para que esa energía retorne convertida en amor a la humanidad entera, se dará efecto el cambio en la paz mundial ya que es ella quien rige a su entorno, guardián y salvadora del orden y los valores morales.

Unión entre mujeres

Son varios los Países en donde han surgido pequeños algunos, grandes otros, grupos de mujeres que al identificarse unas con otras y al comunicar las inquietudes que las preocupan, aúnan sus propias energías para alcanzar el cambio social transfiriendo comportamientos nuevos que se difunden en los diferentes ambientes en que se desenvuelven.

Este fenómeno se da creando entre ellas lazos de unión y comprensión, apoyándose unas a otras y asumiendo los aspectos de liderazgo y convocatoria de tal manera que se genera una cadena de microcosmos que desencadenan en la concientización de que este proceso se da en base a la inmensa capacidad que tiene la mujer para amar incondicionalmente reconociéndose a sí misma en ese espejo que es el otro, la otra, el valor del crecimiento espiritual que permita el convertirnos todos en un  nosotros con intereses afines, con deseos de alcanzar la armonía, el equilibrio y la paz que nuestro entorno tanto necesita.

Es la Mujer, Madre Naturaleza, Madre Tierra, Madre Creadora la que unirá al mundo en un campo energético pleno de luz, paz, bienestar y amor.

¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Idiomas »