Mis animalitos: la perrita alaska

Mis animalitos: la perrita alaska
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

   A lo largo de mi carrera como Médico Veterinario he atendido a muchos perros, gatos, ganado menor y mayor. Esto me ha traído muchas bonitas experiencias; las reacciones de agradecimiento que muchos de mis pacientes me han demostrado y que no sólo me han llenado de amor sino de asombro; haciéndolos parte de mí, por ello he titulado esta serie de artículos como «Mis animalitos».

   Les contaré pues algunas de ellas que a mi parecer son las más peculiares. Tal vez no respete el orden cronológico pero si la huella que en mí dejaron.

   Empecemos con una perrita alaska malamute, de 6 años. Vivió toda su vida con la niña de la familia, ella hija única. Crecieron juntas, imagino que vivieron muchas cosas buenas y malas, pero el desenlace no fue ni bueno ni bonito. Cuando la niña se convirtió en una joven estudiante de universidad tuvo un accidente de tránsito y falleció, su amada perra vivía triste, sólo se movía para comer y dormir, lloraba continuamente pues extrañaba a su humana.

   La mamá de la joven llegó desconsolada a mi consultorio y me pidió que checara a la perra pues se quejaba y lloraba prácticamente todo el día, comía poco y dormía mucho. La chequé y con los análisis de laboratorio pertinentes llegue a la conclusión que la perra estaba completamente sana…. sana.

   La ahora dueña de la perrita decidió que se sacrificará pues su tristeza era inmensa.

   Preparé a la perrita y aplique la anestesia correspondiente a su peso pero ella sólo durmió, no paraba de latir su corazón y su frecuencia respiratoria era normal. Apliqué otra dosis y misma historia, para no hacerla larga le llamé a la señora después de varias dosis y ella sólo se despidió y le dijo que su hija la estaba esperando en el cielo. La alaska malamute falleció de inmediato.

   Creo firmemente que la perrita esperaba que regresará su humana e iba a esperar el tiempo que fuese necesario, pero al saber que tenía que morir para reunirse con ella sin titubeos lo hizo.

   El amor y fidelidad de un perro hacia su humano son infinitas y por experiencia lo sé. Espero guste mi primer relato de varios.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of