fbpx

La educación a distancia también es educación

La educación a distancia también es educación

La educación a distancia también es educación.

La velocidad a la que la información puede moverse es impresionante, la sociedad entera ha tenido que acoplarse y es que no hay aspecto de nuestra vida que no esté ligado a nuestro celular. Incluso la forma de acceder a la educación media superior y superior ha cambiado.

Hasta hace poco más de una década la solución para aquellos trabajadores que tenían la aspiración de concluir el bachillerato era la preparatoria abierta; sin embargo, desde hace algunos años la educación se ha convertido en algo a lo que también se puede tener acceso desde tu celular.

El modelo educativo a distancia es una excelente opción para quienes laboran  y no tienen la facilidad de desplazarse a un centro educativo, incluso aunque fuese un compromiso de un par de días a la semana.

Respecto a la educación a distancia podemos pensar en cosas un poco más simples,

en las múltiples plataformas presentes en el mundo virtual existen tutoriales para prácticamente todo, desde cómo realizar peinados en chicos y grandes, manualidades, cómo cultivar plantas u hortalizas, cursos para dominar ciertos programas, para tejer, cocinar, etc.

Entonces, ahora nos encontramos con que las grandes casas de estudios como el IPN y la UNAM tienen esta modalidad, escuelas de paga tienen plataformas que permiten obtener un grado universitario o hasta posgrados en diferentes disciplinas, también existen escuelas de origen gubernamental como la UnADM (que hace unos años obtuvo autonomía) o la oferta educativa que tiene la SECTEI (Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación), nada de esto es nuevo en universidades de Perú, Colombia e incluso en Europa.

Las posibilidades para culminar una carrera universitaria y hasta posgrados son variadas;

sin embargo, el mercado laboral en ocasiones es brutal para quienes obtuvieron un grado de estudios o título universitario a través de esta modalidad, la pregunta es ¿por qué se desconfía tanto de una forma de aprendizaje que proviene de algo que se utiliza todos los días?

Es más, muchas veces desconfiamos hasta de un dato duro que requerimos en la oficina, así que al instante usamos la frase «pregúntale a San Google». ¿Acaso para unas cosas creemos que el conocimiento que proviene de esta fuente es confiable y en otras sencillamente no?

Quizás el cuestionamiento de muchos va en torno a las competencias que haya podido desarrollar una persona en esta modalidad, los conocimientos técnicos, teóricos y el dominio real de las bases de cada carrera.

Algo que no se puede olvidar bajo ninguna circunstancia es que la calidad de un profesionista en ocasiones no proviene de la institución de la que egresó, tiene más que ver con el compromiso y la consciencia con la que adquirió sus conocimientos. Si bien puede sonar fácil el concluir una carrera vía internet, este reto implica mucho compromiso, constancia y sacrificio.

Dado que la gran mayoría de quienes optan por esta modalidad tienen otras ocupaciones

de las que depende el sustento de su familia, el hecho de ausentarse para trabajar y después para estudiar durante horas frente a una computadora, no es fácil. Familia y amigos observan a estas personas con cierta incredulidad, pues para ellos la imagen de una persona que está enajenada como zombie al frente de una pantalla en su computadora, tablet o celular, en automático representa una «perdida de tiempo» o «no hacer nada».

Un estudiante en la modalidad a distancia se enfrenta a la frustración y angustia de estar bajo las fauces de su proveedor de internet, pues pueden pasar días y el servicio técnico no aparece, pero el tiempo de entrega está encima y cuando llegan del trabajo ya no hay un cyber abierto para terminar el trabajo que debe ser entregado antes de la media noche, como si fuesen cenicientas informáticas.

La «muerte» de su equipo es otra gran preocupación,

pues surge la necesidad de leer artículos, libros (que nunca encuentran completos) y tesis enteras para entender sólo una cosa; editar documentos desde su celular y, la cereza del pastel, tener que cuidarse de que algún amante de lo ajeno no sólo se lleve tan preciada herramienta, sino también el trabajo que acaban de comenzar y que no han subido a la nube.

Un estudiante en esta modalidad aprende a organizar su tiempo y a hacer malabares con las diferentes materias, seguramente encontrarás en su computadora una carpeta organizada en orden semestral, por materias con un sin fin de documentos que nombran y vuelven a nombrar, o a los que cambian la ubicación una y otra vez para no confundirse de materia y subir la tarea correcta en la plataforma.

Aunado a esto un estudiante en la educación a distancia puede ser alguien que tiene alguna discapacidad motora o sensorial,

un reto más para ellos que se esfuerzan cada día por obtener un grado más de estudios y son segregados por partida doble en esta carrera contra el tiempo que es la vida laboral. Pero como casi nada es imposible en esta vida y el empeño, las ganas y el hambre es lo que le sobra a algunos estudiantes de esta modalidad, después de 4 o 5 años obtienen su título universitario.

Quizá después de leer todo esto quienes tienen un título obtenido en la modalidad escolarizada piensen que no es nada extraordinario, fueron sacrificios que de igual manera tuvieron que hacer para lograr su objetivo y, efectivamente, esa es la idea.

Quien obtiene un título en la modalidad abierta y a distancia,

hace exactamente el mismo esfuerzo que alguien que está en la convencional escolarizada, consultan los mismos libros, sólo que los segundos tienen bibliotecas, mientras que los primeros tienen fragmentos de google books, o PDF’s descargables de algunos repositorios digitales de universidades a distancia de otros países o estados.

Los métodos de titulación en la modalidad a distancia incluyen proyectos y estancias que duran hasta un año en donde tienen que aplicar todo el conocimiento adquirido durante los primeros 3 o 4 años de estudio.

Entonces ¿por qué temerle a la educación que se obtiene a través de una herramienta que utilizamos

¿Necesitas un crédito personal?
¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English Version