fbpx

El niño que quería volar

El niño que quería volar

El Golfo es un pueblito pesquero que se encuentra ubicado en las inmediaciones del Mar de Cortés, ahí comienza la historia de “Lupon”.

Hola, me dicen “lupon” y así comienza mi historia.

Mi papá era pescador, mi mamá ama de casa, tengo dos hermanos y una hermana, todo comienza cuando yo tenía 8 años, mis padres enfrentaban problemas propios de un matrimonio, por lo que mi mamá tomo la decisión de dejarnos e irse, se llevó a mi hermana con ella y nos dejó a nosotros con mi papa, mi papa era pescador, en esos tiempos se embarcaba por temporadas y no podía dejarnos solos, así que busco un lugar para encargarnos, primero estuvimos con una tía que era testigo de Jehová, recuerdo que nos obligaba a ir a sus reuniones, eran aburridas, yo tenía escasos ocho años y no me gustaban, cada semana mi mamá iba al Golfo a visitarnos, nos llevaba regalos, para mí los fines de semana eran los mejores. Entre semana íbamos a la escuela, pero al poco tiempo de inicio de clases empecé a irme a otra parte, deje de ir a la escuela y me iba a la playa a sentarme a ver el horizonte para ver si se veía  a lo lejos un barco en el que pudiera venir mi papa.

En la escuela tenía una maestra que me trataba muy mal, se burlaba de mí dentro del salón de clases delante de mis compañeros porque mi mamá nos había dejado, ella se expresaba mal de mi mamá y se burlaba de ella dentro del salón de clases, por eso a mí corta edad tome la decisión de ya no ir a clases, no tomo mucho tiempo para que fueran a decirle a mi tía que yo no estaba asistiendo y me regañaron, en cuanto llegó mi papá mi tía ya no quiso hacerse cargo de nosotros por mi mal comportamiento, fue por esa razón que mi vida dio un giro aterrador, empieza el infierno.

Mi papá encontró otro lugar donde dejarnos encargados, ahí vivían dos adultos con sus tres hijos, uno de 17 años y los otros dos menores a él, al principio todo iba bien, mi papá le dejaba dinero para que nos diera de comer y para que nos diera para gastar en la escuela, para la escuela nunca nos quería dar, si nos daba las 3 comidas del día pero de mala gana, apenas con mi corta edad podía comprender el rechazo de vivir de arrimado con alguien que no te quiere ahí, mi papa se fue a pescar de nuevo y pues empezó el martirio, una noche la señora de la casa me dijo que iba a dormir con su hijo el mayor, a lo cual accedí pues no podía decir que no, ahí se hacía lo que la doña decía. Recuerdo bien todos los detalles de esa horrible noche, todavía tengo en mi mente esas imágenes como si hubiera sido ayer, recuerdo que por la madrugada el muchacho se levantó y me despertó y me dijo que lo siguiera, salimos de la casa y fuimos a un campo que estaba ahí cerca, nos acostamos en la arena y me dijo que mirara las estrellas fugaces porque si pedía un deseo se me iba a cumplir, yo le dije que quería volar para poder ir a visitar a mi mamá a donde estuviera, también quería ir a ver a mi papá pescar, así estuvimos por unos días, todas las madrugadas íbamos a ese campo para ver las estrellas, como es un pueblito ahí el cielo es muy bonito de noche, muy iluminado, un espectáculo hermoso de estrellas. Como a los siete días de ir todos los días a ese mismo lugar, un día me dijo que le dolía mucho su pierna que si lo podía ayudar a quitarse ese dolor, yo con mi mente inocente le dije que sí y fue esa misma noche que sufrí mí primer abuso sexual, es un mal que no le deseo a nadie, algo insoportable, daño mi mente, daño mi vida y destruyo mi inocencia, es obvio que me dijo que no podía decirle a nadie, si lo hacía mis papas nunca iban a volver, después de esa noche todos los días era lo mismo, como al mes mi mama fue a visitarnos, recuerdo muy bien que cuando tenía que irse la sujeté fuerte de su pierna y le dije que me llevara con ella, lloraba a gritos y le suplicaba que me llevara, mi mamá inmediatamente me dijo que sí y me llevo con ella, estuve en paz durante dos semanas pero mi papá regreso y fue a buscarme, yo no podía decirles nada porque si les decía ellos jamás regresarían, así que regresé al infierno del que había escapado.

Continuará…

¿Te gustó? compártelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English Version