El estrés, un mal de la vida moderna

El estrés, un mal de la vida moderna
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con el ajetreo de la modernidad, el ser humano por lo general tiende a lidiar con un mal al que conocemos como el estrés.

Desde que suena el despertador y comienza un nuevo día, un gran número de personas empiezan a pensar un sinfín de ideas, desde el clásico “unos minutos más”, “tengo que ir a trabajar”, “no me quiero parar”, “ya no quiero ir a trabajar” ,“ya se me hizo tarde” “hay que trabajar, hay que pagar las cuentas de la casa y hay que comer” y todas las que se le vengan a la mente.

Muchas de las personas; desde que salen de su casa ya van estresadas porque vienen pensando en todo lo que tienen que hacer, repasan sus pendientes en el trabajo, lo que hay que hacer con los niños en la escuela, si ya se les hizo tarde, que si hay tráfico y ya no llegaron a su cita o a la oficina y les van a descontar el día.

Si se dan cuenta, a cada momento la gente solo piensa en las presiones diarias, andan corriendo, olvidan las cosas, no comen bien, se vuelven irritables, todo les molesta y esto les ocasiona problemas tanto en su ambiente laboral, en sus casas y en muchas ocasiones hasta la salud se ve afectada por estos males.

Sabemos, que el mundo es cada vez más competitivo, que a veces ni quisiera el tener títulos universitarios o hablar varios idiomas y estar capacitados son sinónimos de poder tener un buen empleo y la gente termina en trabajos o realizando actividades que no les satisfacen tanto en lo profesional como en lo económico y terminan pensando en ideas como las mencionadas al inicio de este texto y en otros casos realizando cosas diferentes a su profesión con el fin de sobrevivir ante un mundo competitivo que no les abre las puertas.

También existe, gran número de personas con trabajos que no llenan sus expectativas exclaman frases como: ¡No soporto a mi jefe! o ¡Es un mal líder¡ pero la mayor parte sigue en esos lugares por la necesidad de ganar un salario más que por el gusto de  desempeñarse en la profesión que realizan, lo que resalta la frase “Vives para trabajar” y no “Trabajar para vivir”; pues en un ambiente donde la mayor parte de las personas no le es reconocido ni valorado su trabajo independientemente de los beneficios, se vuelve una pesadilla en su vida y en sus aspiraciones.

En el mes de Octubre de 2018, se publicó una Norma Oficial Mexicana que pretende regular el estrés, como un indicativo de los problemas que hay en el entorno del mercado laboral actual para propiciar un ambiente sano y adecuado en la salud, estilo de vida y dignidad de los trabajadores. Sin embargo, se hace la pregunta ¿El estrés para su control debe de basarse en una cuestión coercitiva? Definitivamente, el estrés es un problema que deviene de factores que ahondan en la psicología de las personas y no con la aplicación de una norma, se pretenderá controlar un problema inherente en la psicología del individuo, ya que éste se puede volver aún más dañino para las empresas.

El estrés no es una cuestión que se deba de controlar con una norma, sino una manera y un compromiso social de la empresa con su gente para erradicar y hacer frente al contexto adverso además de hacer sentir a su gente como parte del motor que pone en marcha una empresa para un mejor y digno ambiente laboral.

El estrés, es un factor natural que debemos de lidiar no solo en el trabajo sino en nuestra vida, pero en exceso es malo y usted ¿Viviría estresado toda su vida? ¿Debe de haber estrés para lograr una mayor productividad en su organización?

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of