Saltar al contenido
La Redacción

¿Nos tomamos una pausa?

14 enero, 2020

Hace unos días conocí en el supermercado a una señora de más de 80 años, me admiró verla solita haciendo sus compras, en varias ocasiones coincidimos en los pasillos hasta que la plática fue inminente, una conversación muy simple entre dos personas que coinciden comprando el mandado, pero dijo algo que llamó mi atención.

“En mis épocas ¡que esperanzas que mi papá nos dejara andar en pantalones! o llegar después de las 10 de la noche, menos se nos ocurría fumar o tomar, pero aún así siento que nosotras fuimos más felices” comparándose con la mujer de hoy en día.

“Yo cuando era joven disfruté mi vida y hoy con tristeza veo como las jóvenes siempre andan con prisa, aceleradas y no se dan cuenta que el tiempo va pasando”

Palabras sabias que resonaron muy fuerte conmigo, definitivamente yo soy de esas jóvenes, me hizo detenerme en seco porque tenía mucha razón.

En un abrir y cerrar de ojos llegamos al 2020 sin darnos cuenta; muchas veces decimos la tan conocida frase ¡Parece que fue ayer! y ese ayer ya tiene 20 años, o cuando nos asombra ver lo rápido que se fue el mes o la semana, o simplemente el día no nos rinde para las actividades y andamos muy cansados, es porque andamos tan acelerados que no nos percatamos como nace y muere un día y otro y otro.

Por eso este año decidí tomarme pausas de cuando en cuando y ya lo apliqué el primer día del año.

Decidí quedarme en casa, el clima se prestó porque estaba frío y lluvioso, me bañé y disfruté mi ducha calientita, me puse otro pijama limpio, bonito, pero sobre todo abrigador.

Me llené de cremitas humectantes y olorosas, me puse mi perfume favorito, me hice manicure, pedicure, facial, ordené un poco mi ropa, mis pagos del mes; para así adelantarme y tener organizados mis gastos.

También leí un libro, ví una película, medite un poco sobre lo que quiero en este año, comí rico, me prepare un tecito antes de dormir y ¿Que creen? me sorprendí al ver que mi día se había hecho largo ¡Me rindió lo suficiente! llegué a la conclusión de la importancia que tiene hacer una pausa en nuestro camino.

Regalarnos tiempo, consentirnos, organizarnos, es una inversión de tiempo. No sólo desperté con energía al día siguiente, sino que no me peso tener que trabajar después de un asueto.

Me sentí feliz porque fue una forma muy buena de empezar el año ¿Qué dices, nos tomamos una pausa?

Te obsequiamos $15 pesos para que ganes millones

English Version