Saltar al contenido
La Redacción

La distancia entre nosotros

3 enero, 2020

La distancia entre nosotros. Los hijos de padres migrantes de México hacia Estados Unidos, sufren las separaciones sin entender. Indefensos ven a los adultos decidir su destino y sólo les queda vivir las consecuencias: el resquebrajamiento de su núcleo familiar.

En su libro, “La distancia entre nosotros” (VyR Editoras, 2017) la escritora mexicana Reyna Grande –hoy ciudadana estadounidense, dueña de su casa, esposa y madre orgullosa de dos hijos-, da voz a esos pequeños que se quedan en México a la espera de ser llamados por sus familiares, como le ocurrió a ella y a sus hermanos Margarita y Carlos.

Narra la vivencia de esos niños y niñas que viven de ilusiones, que a veces no vuelven a ver a sus padres, o si llegan a reunírseles, ya son parte de otra familia.

Cuenta desde su experiencia, lo que ocurre con esas personitas que si logran llegar a vivir en Estados Unidos, deben enfrentarse a un idioma nuevo, a costumbres diferentes, al desarraigo, la discriminación, la pobreza, la violencia, el dolor.

El caso de los niños Reyna, Mago y Carlos fue el de otros “200 mil niños (centroamericanos y mexicanos) que llegaron a la frontera con Estados Unidos para pedir permiso para quedarse… La mayoría escapaba de la violencia, pobreza, opresión, corrupción, pero otros sólo lo hacían para reencontrarse con sus padres”, cita en su libro.

Reyna Grande Rodríguez (Iguala, Guerrero 1975), fue niña “abandonada”

por Natalio Grande Cruz y Juana Rodríguez Benítez quienes se fueron “al otro lado” para ganar dólares y construir para sus hijos “una casa, una casa de verdad hecha de ladrillos y concreto”.

En su libro, “La distancia entre nosotros”, la autora retrata la realidad de ser migrante, sin el romanticismo con el que lo cuentan los propios mexicanos cuando regresan a México, porque ella lo vivió en carne propia. Allá no todo es maravilloso y menos para un infante que lo único que siente es el desamparo.

El relato de Reyna Grande Rodríguez quien se sobrepuso a las adversidades de esa infancia desamparada y logró cumplir el “sueño americano” al obtener una licenciatura y un master en Escritura Creativa y ha sido ganadora de premios literarios, sirve de comunicación entre los mexicanos migrantes y los estadounidenses que desconocen el drama que viven nuestros compatriotas en ese país.

“Todavía siento mucho dolor por mis experiencias, por lo que me pasó, de ahí sale mi trabajo. Me gusta escribir mucho sobre la pobreza, las familias rotas, sobre niños vulnerables, sobre el tener que irse, tener que dejar sus hogares.

Me gusta escribir sobre las relaciones complicadas entre padres e hijos; ése es el mundo que yo he vivido”.

De venta en librerías Ghandi. Conoce su precio haciendo clic aquí.

English Version