Saltar al contenido
La Redacción

José Manuel Recillas, poeta.

29 diciembre, 2019

El Maestro José Manuel Recillas, originario de la Ciudad de Mexico es Presidente y Fundador de la Academia Mexicana de Poesía. En su larga carrera como escritor, ensayista, traductor y poeta ha recibido importantes reconocimientos tales como Mención Honorífica en el Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada 2015-2016 por su libro “Atrévete a mirar, tu que no quieres” (UAEM, 2016) y el Premio Nacional de Ensayo Crítico Evodio Escalante 2016 por el libro “Catabasisi y θεία μανία” ( La Otra Poesia, 2016).

Recibió la Catedra Sergio Pitol en 2012 por el Centro Universitario de los Lagos, dependiente de la Universidad de Guadalajara, por su traducción y edición a la obra del poeta Alemn Gottfried Benn (“Un peregrinar sin nombre. Escritos fundamentales. La Cabra Ediciones, 2010).

Entre sus publicaciones están los libros “Mahler” (Secretaria de Cultura de Michoacan, 2015) “El Sueño del Alquimista (El Dragon Rojo, 2015; Praxis, 1999) “Sidereus Nuncius” (Comisión del Festival Música y Escena, Festival Internacional Cervantino, UNAM 2009, sobre los 400 a~os del nacimiento de Galileo Galilei), “Entre el Sol Amarillo del Escombro” (Bianchi Editores, Montevideo, Pilar edições  . Brasilia, 2003), y “La Ventana y el Balcón” (Cuarto Creciente, 1992)

Estos son algunos de los antecedentes del Maestro Recillas, quien ha tenido la gentileza de aceptar nuestra solicitud para platicarnos de si mismo y de su mas reciente obra “Retrato de Ciudad  con Sinfonía” que muy pronto estará siendo presentada en diversos foros y Librerías.

Nos platica en Maestro Recillas: “No sé exactamente por qué elegí dedicarme a una actividad tan azarosa y peculiar como es la de escribir.

Recuerdo haber visto a Ricardo Garibay en la televisión hablando de libros, y su actitud altanera, soberbia, pero preclara y puntual, esa soledad en llamas como Gorostiza se refería a la inteligencia, me sedujo por completo, y de alguna manera supe que quería ser como ese hombre que veía en la televisión.

Y supe que debía leer y leer, y leer, y leer, como él, sin descanso, como si la vida me fuera en ello. Aprendí que uno debe hablar como escribe, pues así lo vi en Garibay, como en Borges o en Octavio Paz. 

No estudié una carrera en Humanidades, como la mayoría de mis contemporáneos. Soy egresado del Politécnico en una carrera que ya no existe y la cual, por lo demás, sólo ejercí un año, hasta que me harté de ella, y empecé a impartir talleres de actualización profesoral en el Poli, y después empecé a colaborar en suplementos culturales, hoy en vías de extinción, y en donde debuté como escritor haciendo reseñas de libros, entrevistas, reportajes, y publicando ensayos y poemas, es decir, conociendo todo el mundo de cómo funciona un periódico.

Pasé por El Sol de México en la Cultura, El Sol de México en la Política, Sábado de Unomásuno, y en innumerables revistas, muchas de ellas ya desaparecidas.

La melomanía, el gusto por la música, es algo que heredé de mi padre, y en lo cual he tratado de profundizar a través del análisis, la reflexión y las lecturas, no menos que la escucha comparada.

En ese sentido, el libro “Retrato de ciudad con sinfonía” es un aporte a la que considero la ciudad de la música, Viena, a la que escritores como Juan García Ponce y José María Pérez Gay antes que yo dedicaron brillantes páginas, pero ninguno desde la perspectiva musical, y si algo caracteriza a esa ciudad es la música, los compositores que allí vivieron: Papá Haydn, el padre de la sinfonía, Mozart, Beethoven, Schubert, Brahms, Mahler, Schoenberg, y de todos ellos hablo en el ensayo que le da título al libro, editado por el Instituto Sinaloense de Cultura”.

Dice de el, el reconocido poeta Francisco Segovia: “En la poesía de Jose Manuel Recillas no suena la tímida voz de un yo sino la de una civilización entera – aunque el prefiera escoger dos o tres momentos, dos o tres modos de esa voz.

Así, por ejemplo, hay en los poemas de Recillas un recio sabor a Renacimiento – y a las formas que forjo el dolce stil nuovo: el endecasílabo, el soneto- . pero en especial a su fase más abstruse: el Barroco, que crece y cunde complicadamente como los vegetales, ramificándose en un interminable hiperbatón”.

Grandes maestros como el poeta Segovia se han expresado respecto a la obra del Maestro Recillas, entre ellos hemos encontrado algunos comentarios:  Beatriz Aldaco ha subrayado que “su poesía es rica en sentidos, significados, resonancias y profundidad […] tiene eso que uno anhela de la literatura, una especie de inconmensurabilidad, la sensación de poder detenerse ahí, en cada uno de sus versos, y regocijarse, obtener la pauta para escalar intensamente las propias rutas interiores”.

Manuel Andrade, por su parte, afirmó que “Recillas es un poeta angustiado, medieval y católico; que como tal comparte con Dante el periplo a los avernos y con San Juan de la Cruz, la noche oscura del alma, que en su libro es tanto la horrorosa noche de la desconocida depresión, a secas; como la noche cerrada de la caverna donde las sombras imponen sus tejidos en ídolos del teatro; como la noche espiritual de la creación poética y del encuentro con un Dios que, ya lo dijimos, no es otra cosa más que la Belleza”.

De Atrévete a mirar, tú, que no quieres, los jurados del Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada 2015-2016 han señalado que es “la gran sinfonía de la poesía, si es correcto definirlo así” (Joan Manresa), “nos hace pensar otra vez en la necesidad del poema extenso” (Subhro Bandopadhyay), “hay en José Manuel Recillas una dicción neoclásica que eleva este libro a un lugar de compromiso vital con lo necesario” (Rafael Sarabia); por su parte, Cosme Álvarez subrayó que “José Manuel Recillas habla como pocos de nuestros contemporáneos un brillante lenguaje de endecasílabos y alejandrinos, pero la mayor experiencia que se puede tener con su poesía se encuentra sin duda en sus poemas de amor, o, para decirlo con mayor precisión, en sus cantos ceremoniales a la mujer”.

Por su parte, José Antonio Lugo afirmó que Mahler “está llamado a ser un clásico de nuestra poesía”.

De Catábasis y θεία μανία, los jurados (el poeta Carlos López Beltrán, y los filósofos Carlos Oliva Mendoza y Liliana Weinberg) del Premio Nacional de Ensayo Crítico Evodio Escalante 2016, expresaron en el acta respectiva: “Es un ensayo crítico, profundo y solvente, que se plantea desde el principio una pregunta fuerte cuya respuesta lo liga al tema de la convocatoria: ‘¿cómo leemos la poesía?’, en cuanto se preocupa por las distintas condiciones y obstáculos que impiden al lector acercarse al texto mismo.

Dentro de este contexto, emprende una lectura en profundidad de La corona de daturas, el gran poema de Amelia Vértiz, y se atreve a asomarse con gran solvencia crítica al límite entre poesía, inspiración y locura. […] Se trata de un escrito valiente, arriesgado, sofisticado y polémico”.

De su ensayística en general, José Antonio Lugo ha señalado que “se inserta en la tradición de un tipo de ensayo literario que, sin despreciar el rigor intelectual de la Academia, se aligera de formalismos para convertir al ensayo en una creación, en un reflejo especular de un mundo y, al mismo tiempo, también, en el retrato del ensayista, en la más pura tradición de Montaigne y su ‘Soy yo a quien pinto’.

Lo que vemos en esa suerte de autorretrato es a un escritor, José Manuel Recillas, quien poseído por la pasión literaria convierte sus ensayos en precisos homenajes a la rara lucidez que percibe la pérdida de un mundo. En palabras del ensayista, hablando de Benn: ‘Una prosa inmaculada a través de la que se manifiesta el valor supremo de la experiencia estética y de la vida interior como refugio contra la canalla del mundo’.”

Comentarios que hemos transcrito en base a lo que de su hacer literario se ha dicho, pero la obra del Maestro Recillas no se detiene ahí, como Presidente y Fundador de la Academia Mexicana de Poesia, desde 2016 junto con la Maestra Roxana Elvridge-Thomas, Poeta y Academica muy respetada, y la Editora Rebecca Ocaranza Bastida, entusastas y comprometidas miembros de la misma se ha echado a cuestas la enorme tarea de recuperar y proteger la obra de Maestros Poetas ya fallecidos, labor que no ha sido fácil debido a que la Academia no cuenta aun con una sede definitiva y amen de ello se pretende publicar e incentivar la creación poética de nuevos valores.

2020 será el año en que en Alemania principalmente pero en el mundo entero se festejar el 250 Aniversario del Natalicio del extraordinario Ludwig Van Beethoven y habrá grandes Conciertos para celebrar tal acontecimiento rescatando las diferentes Orquestas la obra de este gran compositor por lo que esperamos escuchar sus Sinfonías, sus Conciertos para Piano, Sonatas para Piano, Cuartetos y es de esperarse la única Opera de su creación.

Nuestro entrevistado, Jose Manuel Recillas, Poeta, iniciará una serie de viajes para presentar su libro “Retrato de Ciudad con Sinfonía” en Centros Culturales, Festivales Literarios y Librerias y simultaneamente se encuentra escribiendo su próxima obra literaria “El Irresistible Esplendor de lo Inútil” de la que estaremos muy pendientes así como de las actividades de la Academia que esperemos reciba los apoyos de las autoridades culturales a fin de que se facilite su importantísima labor para el rescate y preservación del acervo poético de nuestra Nación.

English Version