Saltar al contenido
La Redacción

Batalla por la movilidad

12 enero, 2020

Batalla por la movilidad. Hace unas semanas, en varias ciudades del país cientos de taxistas agrupados al Movimiento Nacional Taxista salieron a las calles a protestar por la competencia desleal que representan según ellos los servicios de transporte de pasajeros por aplicación mejor conocidas como Uber, Didi, Cabify, Easytaxi, entre otras.

Durante el día de los bloqueos, calles se convirtieron en estacionamientos repletos de taxis y generando un caos en las ciudades en donde se llevaron a cabo estas movilizaciones. Por otro lado, las expresiones de rechazo por parte de la ciudadanía no se hicieron esperar sobre todo en las redes sociales usando el hashtag #unasemanasintaxis.

Los ciudadanos enlistaron las razones por las cuales prefieren el servicio de las aplicaciones: precio del servicio, rapidez, limpieza de unidades, disponibilidad, seguridad incluso comodidad.

Los usuarios, también mencionaron frases recurrentes entre los taxistas convencionales como “el no traigo cambio” o “no voy para allá” como otras razones por las cuales dejan de usar los servicios de taxis y preferir a las aplicaciones.

Si bien, es cierto que los taxistas tienen que cumplir una serie de requisitos para poder operar como son: licencias, tarjetones, permisos, seguros, fianzas, cromáticas y placas especiales para prestar servicio y ajustarse a tarifas; muchos de ellos incluso circulan sin licencia, el servicio es malo o incurren en abusos en el cobro de tarifas o se llegan a presentar delitos como robo o acoso a los usuarios.

Pero también, no todo es color de rosa del lado de las aplicaciones y también hay historias relacionadas al delito y más cuando las víctimas son mujeres.

Se han documentado decenas de casos de violaciones cometidas por choferes de Uber o Cabify e incluso las empresas de deslindan de lo ocurrido o solo mencionan hacer mejoras en sus protocolos para afiliar a nuevos choferes y prevenir delitos.

Hubo un comunicado por parte del Movimiento Nacional Taxista, en el cual se dio a conocer que uno de los acuerdos a los que llegaron con el gobierno fue la implementación de operativos coordinados por la Guardia Nacional, para que los taxis de aplicación no ingresen a los aeropuertos al ser considerados propiedad federal y solo taxis concesionados pueden operar.

Este mensaje, en primera instancia fue aceptado por el gobierno y posteriormente desmentido, aunque la agrupación taxista dice que este fue un acuerdo y emplazaron al gobierno a cumplirlo o de lo contrario habrán más bloqueos para exigir el cumplimiento de sus demandas.

A todo esto, las empresas que prestan el servicio de aplicación se han limitado a decir que se pide “piso parejo” para todos los competidores y operar en igualdad de circunstancias y tienen razón. Al final del día, estas empresas decidieron invertir en México y dan fuentes de empleo de forma directa o indirecta y ponerles trabas daría una mala señal.

Así como hay excelentes choferes de taxis convencionales que son amables, honestos, tienen su documentación en regla y unidades limpias, también los hay en el servicio de aplicación y tenemos la otra cara de la moneda, en los dos bandos hay pésimos choferes.

Todos tienen el derecho de trabajar y ganarse el sustento de forma honesta y legal y estar en igualdad de oportunidades y lineamientos y nosotros como consumidores a elegir con quien viajar.

¿Esta disputa tendrá un final benéfico para todos o solo saldrán beneficiados algunos?

¿Y usted que piensa estimado lector?

Te obsequiamos $15 pesos para que ganes millones